4am Estudio

Ingenuo de mi.

In Uncategorized on 31/01/2013 at 1:44 PM

Medicamentos retirados, hamburguesas contaminadas, latas de refresco con veneno, operarios, encargados, policías, jueces, médicos, periodistas mal pagados que no están pendientes de lo que tienen que hacer, lógicamente desorientados por la inseguridad económica a la que están sometidos y todo lo que ello conlleva, cabreados y sobrepasados por las circunstancias que dejan salir su persona por encima de su deber y compromiso adquiridos, sentenciando a pagar el pato a inocentes; despidos injustificados por seguir la corriente rastrera de los mal llamados empresarios y no sé cuántas barbaridades más,… en mi opinión, y a riesgo de parecer simple, todo consecuencia de la actitud que hemos adoptado corrompidos por la farsa de los “recortes”, que nos vacía de orgullo y satisfacción por los logros personales y nos colma de obsesiones necias.

Vivimos últimamente conscientes de que estamos rodeados por no poca gente arbitrariamente asignadas como personas no cualificadas para puestos de responsabilidad que se acementan en sus sillones rancios atascando la depuración de una evolución propia de una sociedad en crecimiento y nos pudrimos mirándolos de reojo, con los hombros encogidos y la espalda encorvada, disfrazando en el muro de las lamentaciones nuestros celos con un traje de indignación mientras ocultamos nuestra idiosincrasia de “presidente de la comunidad”, en la que se contrata una reforma que vale tres mil por mil, y el resto nos lo repartimos, en negro, en B o como se quiera apellidar. Hay también quienes aceptan trabajar por poco dinero y en condiciones laborales al borde de la sumisión militar, legitimando peligrosos animales heridos en la selección antinatural a la que estamos sometidos, espejismo en el que parece que prospera el más trápala, no el más válido, homologando inconscientemente una conducta autojustificadamente interesada y apática al padecimiento ajeno.

Y sin embargo, ingenuo de mi, tengo la ilusión de que todo se va a resolver. Quizás porque echo la vista atrás y veo que siempre se ha salido, de una forma u otra, de cada sacudida en los cimientos colectivos, quizás porque me pilló la crisis ya en el paro, quizás porque he sufrido,  quizás porque perdí la esperanza y recuperé la confianza, quizás porque me entrego a los escrúpulos, la duda y la crítica sin prejuicios, quizás porque me gusta la música y porque tengo amigos con los que tomarme una cerveza y recargar pilas para seguir adelante, quizás porque al ir en moto aprendí a apreciar que un camino con curvas es más valioso que la linea recta rápida y yerma. O quizás porque tengo una hija que me sonríe y se me ilumina el Universo.

Chaf/.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: